Colores y Estilos

Así como la forma de vestir es el reflejo de la propia personalidad, la manera de concebir los colores de la arquitectura, de nuestros espacios para vivir y nuestros lugares de trabajo dicen mucho sobre nuestro humor, el estado de ánimo y el temperamento de cada uno de nosotros.

A cada personalidad, sus gamas favoritas y sus pinturas predilectas, pues el color es ante todo una expresión de nuestro carácter, la puesta en escena personalizada de espacios que queremos hacer nuestros.

Una actitud clásica no se arriesgará a elegir colores vivos y preferirá rodearse de tonos pasteles o de diferentes gamas de blancos.

Hay a quien le gustará más vivir en espacios con una fuerte personalidad, pintados en colores profundos, trabajados de una manera  sofisticada.

Otros, en cambio, elegirán por su franqueza, colores básicos, primarios, tónicos, jóvenes y desenfadados.

El color es, ante todo, una historia de práctica y experimentación: la clave es sentirse bien con el color.