La influencia de una pared pintada

Una de las cuatro paredes de una habitación, de una oficina o de un espacio público, puede ser pintada de manera firme, saturada, audaz. La solución de una pared altamente saturada de color, frente a otras tres paredes blancas o de un color claro, siempre da resultados muy satisfactorios y hoy en día es un recurso muy común en el diseño contemporáneo de interiores. Simplemente se debe tener cuidado de aplicar el color de tonalidad más profunda en el punto de origen de la luz natural, es decir, frente a las ventanas. A la luz del día, la impresionante reververación coloreada de la luz sobre la pared producirá el más bello efecto de pared pintada con respecto a las otras tres paredes blancas.

Sin embargo, la solución para pintar las cuatro paredes de una habitación del mismo color intensificará la percepción del color por un intercambio cruzado de reflejos pintados que multiplican el poder del color. Esta solución debe evitarse en todos los colores pastel que son elegidos precisamente por su dulzor, puesto que el aspecto pastel se verá reforzado por el contraste de pinturas.